Título: Orgullo y Prejuicio Autora: Jane Austen Editorial:   Grupo EDAF Precio: 15,00€ Páginas: 608 Puntuación: 5/5 ...

Orgullo y Prejuicio | Reseña

By | 16:00 Leave a Comment
Título: Orgullo y Prejuicio
Autora: Jane Austen
Editorial: Grupo EDAF
Precio: 15,00€
Páginas: 608
Puntuación: 5/5

El matrimonio Bennet tiene cinco hijas casaderas de entre 15 y 23 años. Conseguir colocarlas con un buen casamiento es la única esperanza que puede albelgar la madre, sabedora de que sus hijas perderán su escasa fortuna cuando fallezcan sus padres. La llegada de un joven y rico hacendado, Charles Bingley; revoluciona la pequeña sociedad de pretendientes. Viene acompañado de Fitzwilliam Darcy que se gana pronto fama de distante y antipático. La presencia de los dos jóvenes será el desencadenante de un torrente de pasiones que alcanzará también a Elizabeth Bennet, centro de toda la historia.


No es fácil reseñar tu libro favorito, contestar a la eterna pregunta de ¿cómo resumo y doy mi opinión, cuando mi vínculo con este libro va más allá de las palabras? Harry Potter me introdujo en el mundo de la literatura, pero Orgullo y Prejuicio me convirtió en la ávida lectora que he terminado siendo. 

Hay una película llamada Por Siempre Jamás, una versión de la Cenicienta con Drew Barrymore como protagonista, y en esta película se menciona un libro: Utopía, de Thomas More. Puede que nada tenga que ver esto con la reseña de Orgullo y Prejuicio, pero sí para mí. Utopía, mi madre, por motivos que aún no logro entender, lo confundió con Orgullo y Prejuicio, y cuando yo tenía unos diez años y era una niña algo enfermiza, lo trajo a casa. Para ese entonces yo no quería leer nada que no fuese Harry Potter, y me negué categóricamente a leerlo. Pero en uno de esos días que caí enferma, un poco reacia a leerme Harry Potter y la piedra filosofal por tercera o cuarta vez seguida, después de haberme terminado una vez más la serie (hasta donde estaba publicada entonces, claro), cogí el pequeño tomo de quinientas páginas que mamá había traído a casa. Tenía fiebre, pero no dolor de cabeza, y aburrida del documental sobre leones que siempre solían poner en el canal de dibujos cuando todos los niños estaban en la escuela, me senté en el sofá, me tapé con la manta como si fuese un burrito de carne, y me puse a leer.

Menos de cuarenta y ocho horas después cerraba el libro, miraba a mi alrededor aturdida, y lo volvía a empezar una vez más, sin darme tiempo a respirar, con la mayor resaca literaria que jamás había tenido hasta entonces. Yo tenía diez años, es probable que sólo entendiera la mitad de lo que había leído, pero jamás había devorado un libro, y además un libro de mayores como los solemos llamar a esa edad, con tanta necesidad. Tenía un hambre voraz del mundo austeniano. No se me ocurrió que tuviera otras novelas, ni que pudiesen llegar a ser tan fantásticas como esa; lo único que quería, pobre fanática de mí, era empaparme del mundo de los habitantes de Longbourn y Netherfield, quería saberlo todo de Lizzy Bennet y el señor Darcy. 

Leo el libro una vez al año como mínimo, normalmente más; esta vez, cuando lo he cogido para una de mis clases de la universidad, lo he leído con más minuciosidad que nunca, y he caído en la cuenta, por primera vez, que ya empiezo a saberme el libro de memoria. No los diálogos, como suele pasar con nuestros libros y películas favoritas; ni las citas más importantes, más impactantes… Me conozco el libro de pe a pa, todas sus expresiones y sus palabras, sus giros de frase y sus secretos; sé, a menudo, qué frase le sigue a la que estoy leyendo, y qué frase le seguirá a la siguiente que me toca. Para mí, leer Orgullo y Prejuicio resulta más un ejercicio de devoción que una lectura en sí. 

Si lo que buscáis es una reseña técnica/argumental, puedo dárosla: chico conoce a chica, pero todo está en su contra. No hay nada más viejo, ni nada más importante. Hay diferencias de clase, y amores secretos, hay intrigas y proposiciones de matrimonio, hay drama… No se puede simplificar —o al menos yo no soy capaz, no tengo esa virtud— una novela de la talla de Orgullo y Prejuicio en un resumen técnico, no puedo limitarme a enumerar los diferentes sucesos. «Quizá pudiera haber hablado más un hombre que sintiera menos.»

Muy bien dicho, señor Darcy; tal vez si al leerla, me hubiese hecho sentir menos, esto sería más una reseña como Dios manda, y menos una declaración de mis sentimientos en lo que a esta novela se refiere. Pero si me hubiese hecho sentir menos, es probable que yo no fuese exactamente la misma que soy ahora.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios: