Título:  The Invasion of the Tearling Autor:  Erika Johansen  Editorial:   Bantam Press Precio: 17,10 €  Páginas:  528 Puntu...

The Invasion of the Tearling | Reseña

By | 14:34 Leave a Comment
Título: The Invasion of the Tearling
Autor: Erika Johansen 
Editorial: Bantam Press
Precio: 17,10 € 
Páginas: 528
Puntuación: 4,5/5

With each passing day, Kelsea Glynn is growing into her new responsibilities as Queen of the Tearling. By stopping the shipments of slaves to the neighboring kingdom of Mortmesne, she crossed the Red Queen, a brutal ruler whose power derives from dark magic, who is sending her fearsome army into the Tearling to take what is hers. And nothing can stop the invasion.

But as the Mort army draws ever closer, Kelsea develops a mysterious connection to a time before the Crossing, and she finds herself relying on a strange and possibly dangerous ally: a woman named Lily, fighting for her life in a world where being female can feel like a crime. The fate of the Tearling —and that of Kelsea’s own soul—may rest with Lily and her story, but Kelsea may not have enough time to find out.


The Invasion of the Tearling retoma la historia de la Reina Kelsea justo donde la dejaba el primer libro: su reino está al borde de ser invadido por la reina de Mortmesne y si el ejército enemigo consigue, que es lo más probable, entrar en el reino, más que una invasión será una masacre, tal y como sucedió la última vez. 

En este gran momento de tensión, Johansen consigue hilar su historia de forma que gran parte de las incógnitas que dejaba abiertas en el primer libro empiecen a resolverse, a la vez que otras muchas se abran por primera vez. Si bien es cierto que este segundo libro no significa para mí lo mismo que el primero —no ha conseguido estar a la altura de lo que yo esperaba—, lo he disfrutado igual y sé ver y apreciar el valor de la recién infundada madurez del texto. En el primer tomo, Kelsea recién ha entrado en posesión del trono, así que asistimos a sus primeros pasos y chapurreos con el poder, la vemos tener que esforzarse y pelear y dejarse la piel para estar a la altura; en este segundo tomo, Kelsea debe poner a prueba los límites de su poder, intentar sobrepasarlos y enfrentarse a la tentación de lo ilimitado. La narrativa y el argumento se corresponden y se adaptan al nivel de madurez del personaje, y a la evolución que sigue. 

La única pega importante que le pongo al libro y que no me deja ponerle la máxima puntuación es la sensación de caos y desorden que me ha provocado. Mientras que el primer libro me parecía bien estructurado, en este no creo que Johansen haya manejado bien el tiempo y el espacio, por así decirlo. La duplicidad de los diferentes puntos de vista es peligrosa, juega con nuestro foco de atención y puede ser perjudicial para el libro y para el lector: en esta entrega, Kelsea comparte el centro de atención con otro personaje, una tal Lily, en la mente de la cual Kelsea se cuela y se ve atrapada, obligada a ser testigo de las vivencias de Lily en la América de antes del Cruce a las nuevas tierras utópicas de las cuales Kelsea es reina. Las continuas visiones que Kelsea tiene de Lily terminan por resolver el misterio del origen de este reino que debía ser una utopía comunista (o socialista, no lo recuerdo) pero que terminó convirtiéndose en una monarquía absolutista, pero también le roban tiempo de trama a Kelsea, le roban protagonismo, y para que Lily pueda contar su historia, tengo la sensación de que Johansen ha tenido que sacrificar la de Kelsea. Y, sintiéndolo mucho, aunque Lily ha resultado ser un personaje muy interesante y sufrido (el tipo de personaje que, personalmente, suele volverme loca), habría preferido mil veces tener más tiempo con la protagonista y acompañarla más en su lucha por proteger a su pueblo y por alcanzar un equilibrio entre sus deseos y las necesidades de su reino. 

Un punto estupendo a su favor es el romance (soy fangirl de profesión, shippear es mi pasión). No es un libro que tenga un romance muy prominente, Johansen ciertamente tiene otras prioridades, pero tampoco olvida que Kelsea es una adolescente de diecinueve años plagada de hormonas, y nos obsequia con un pequeño y débil triángulo amoroso que no resulta ser un triángulo del todo. Es complicado. Veamos, por una parte tenemos a Fetch, un personaje misterioso que ya conocimos en la primera entrega, si bien brevemente, y que despierta en nuestra protagonista unas pasiones que a mí me irritan (el tío es un verdadero capullo, sinceramente); y por otra parte tenemos a Pen (¡mi vida!), el guardaespaldas personal de Kelsea, que desde la primera entrega ya se nos viene insinuando muy sutilmente (no, no es sarcasmo, realmente las posibilidades de romance en general, en esta saga, son súper sutiles y secundarias; increíble, lo sé) que podría ser un interés amoroso para Kelsea. Yo, personalmente, me quedo con Pen, pero eso de no saber si acabarán juntos me está matando.

Sí, me muero de ganas por leer la tercera (y diría que última) entrega de esta saga, para la cual ya tenemos nombre y fecha de publicación: su título será The Fate of the Tearling (nada revelador, así cómo voy a saber yo lo que pasa... pero dame alguna pista, mujer) y se espera para el 7 de junio de 2016. Había olvidado lo que era empezar una saga que está a medio publicar; matadme :)

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios: