Título: Mansfield Park Autor: Jane Auste-n Editorial: Debolsillo (edición de la commemoración del bicentenario de la publicació 1814-201...

Mansfield Park | Reseña

By | 18:00 2 comments
Título: Mansfield Park
Autor: Jane Auste-n
Editorial: Debolsillo (edición de la commemoración del bicentenario de la publicació 1814-2014)
Precio: 11,95 €
Páginas: 564
Puntuación: 5/5

Fanny Price es aún niña cuando sus tíos la acogen en su mansión de Mansfield Park, rescatándola de una vida de estrecheces y de necesidades. Allí, ante su mirada amedrentada, desfilará un mundo de ocio y de refinamiento en el que las inocentes diversiones alimentarán maquinaciones y estrategias de seducción. Ese mundo oculta una verdad peligrosa y sólo Fanny, desde su sumiso silencio, será capaz de atisbar sus consecuencias y amenazas.



Bien es sabido por todo aquel que me rodea y me frecuenta que Jane Austen es mi escritora favorita, tanto por su Orgullo y Prejuicio como por Emma; el primero mi libro predilecto de todos los tiempos, el segundo unos puestos más abajo. Le tenía muchas ganas a Mansfield Park. No porque haya oído hablar favorablemente de él, pues la crítica lo tacha de insignificante comparado al resto de obras de Austen, sino porque vi la película y me gustó y creí que la historia, en manos de esta brillante escritora, no debía ser mala de por sí. Y me alegra ver que no me equivocaba. 


A mi parecer nada tiene que envidiarles a sus hermanas más populares más allá de una protagonista que hable más y caiga mejor. La gente que acude a las obras de Jane Austen espera encontrar siempre a una Lizzy Bennet o a una Emma Woodhouse; personajes de la talla de Elinor Dashwood quedan eclipsados por las Mariannes Dashwood del universo austeniano, y a su vez Fanny Price, la dulce y atenta Fanny, queda olvidada entre tanta Mary Crawford o Catherine Morlan; la una por su elegancia y falta de principios, la otra por su ingeniudad algo más vivaz que la de Fanny. 

Pero Fanny, heroína indiscutible de esta novela, es algo más que una marginada que todo lo ve y todo lo sabe. Es servicial, pasiva e ingenua; sus mayores virtudes son también sus mayores defectos. De esa forma, aunque sumisa, suele serlo demasiado; aunque dócil, puede resultar demasiado ingenua; aunque abnegada, su falta casi total de egoísmo puede resultarle al lector desesperante. Fanny peca de buena. Incluso la rectitud de su carácter es apaciguada por su dulzura. Lo interesante de este personaje no radica en sus acciones, pues le es imposible llevar el peso de la historia —Fanny debe limitarse a ser una observadora silenciosa, a juzgar sin ánimo de ser despiadada o cruel o implacable, a dejar que las acciones de los demás repercutan sobre ella y a esperar, pues cuando hay tantos personajes con carácter y voluntad que mueven la trama, nuestra pobre heroína debe reaccionar, y no actuar—, lo interesante de este personaje radica en su carácter: de dónde viene y cómo ha terminado así. Fanny es interesante por tratarse de un personaje complejo, desinteresado y bueno, con toda la humildad nacida de las constantes menciones a su inferioridad y a los tratos consecuentes que, en vez de convertirla en una joven mujer amargada y mala, hacen de ella la más bella y buena criatura.

Su condición de marginada es su mejor baza, no sólo para pasar desapercibida (cosa que desea más que nada debido a su educación y a su condición dentro de la familia de sus tíos los Bertram, pertenecientes a la aristocracia, fomentada principalmente por la mala crianza de su tía Mrs. Norris y por el desdén de sus primas), sino para observar y entender a aquellos que la rodean. Ella más que nadie está capacitada para ver lo pernicioso de la relación de la familia de Mansfield con los recién llegados Henry y Mary Crawford, hermanos londinenses que traen consigo los vicios y las malas ideas de la capital. Y ella, más que nadie, está capacitada para convertirse en la confidente de todos aun sin quererlo ni merecerse tal desdicha.

Es una pena que a Fanny se le dé un final tan poco apropiado después de lo mucho que ha tenido que soportar o sufrir. Que se vea recompensada con la mano del hombre al que ha amado desde niña, un hombre que a mi parecer no termina de merecerla, cuyo comportamiento a veces rayaba lo imperdonable por parte del lector y cuya ceguera ha sido la causa de dolor y sufrimiento, cuando bien podría haber tenido algo mejor, alguien que, aunque no tan recto ni de conducta tan intachable a ojos de la sociedad, habría sido mejor para el temperamento de Fanny; alguien que hubiese conseguido aplacar su timidez en cierto modo, alguien alegre y vivaz que la colmara de las atenciones y las riquezas que se merece, aunque Fanny no sea de desear posesión material alguna. Alguien que parece ser la única persona que se ha dado cuenta de lo maltratada que estaba realmente Fanny en Mansfield Park a merced de tía Norris y con su primo Edmund, su favorito, cada vez más ausente (y que dicho sea de paso no se preocupaba por ella ni la tomaba realmente en cuenta ni la mitad de lo que debiera) e incapaz de velar por ella, y que pretendía sacarla de allí y darle una vida mejor. 

El único inconveniente que encuentro es que Fanny no cambia realmente en el transcurso de la novela; tras el arco argumental que cruza, sigue siendo la misma chica servicial y sumisa, aunque se haya mantenido firme a sus principios. Al final de la novela, Fanny se siente incluso más ligada a Mansfield Park, no sólo porque el trato de sus familiares hacia ella mejore y tía Norris obtenga su merecido, gracias a Dios, sino también por el hecho de haber convivido una larga temporada de tres meses junto a sus padres y sus hermanos. Y aunque encuentro positivo ese cambio de los Bertram hacia Fanny, sigo pensando que un final distinto, menos dramático y escandaloso, hubiese sido mejor y más justo para un personaje como Fanny. 

Mansfield Park no es la mejor novela de Jane Austen en lo que a trama se refiere, pues es lenta y bastante predecible, pero es tan deliciosa como las demás. Eso sí, si es la primera vez que lees a la autora, empieza por Orgullo y Prejuicio; es lo que hacemos todos.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

2 comentarios:

  1. Sólo he leído un libro de esta autora, que fue Persuasión, y digamos que no me gustó tanto como yo esperaba que me gustase.
    Aún así, voy a leerlo todos.
    Me ha encantado la reseña espero que Fanny no me desespere por ser tan buena xD
    Besos y me quedo por tu blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Persuasión es el único que aun no me he leído, pero por lo que dicen, es su libro más pesado y no lo recomiendan para nada si estás empezando a entrar en el universo Austen. Yo personalmente recomiendo mucho a esta autora; la leí por primera vez con nueve años y desde entonces leo y releo sus libros compulsivamente porque me llegan al alma. Como adolescente puedo identificarme con cada uno de sus personajes, y ahora que después de muchos años de lectura por fin empiezo a adquirir una visión más crítica de todas mis lecturas, puedo disfrutarla aun más. Si hubiese leído Mansfield Park de más joven probablemente no me hubiese gustado tanto, pero yo he gozado muchísimo entre sus páginas. Eso sí, cómo digo más arriba, es recomendable empezar por Orgullo y Prejuicio.

      Si no te importa, voy a cotillear tu blog :)

      Eliminar