Título: Flores en el ático Autor: V. C. Andrews Editorial: Debolsillo Precio: 8,50 € Páginas: 480 Puntuación: 3/5 Publicada orig...

Flores en el ático | Reseña

By | 13:32 1 comment
Título: Flores en el ático
Autor: V. C. Andrews
Editorial: Debolsillo
Precio: 8,50 €
Páginas: 480
Puntuación: 3/5


Publicada originalmente en 1979, Flores en el Ático proporcionó celebridad internacional a su autora y fue adaptada al cine con gran éxito. Primera entrega de una serie sobrecogedora, esta novela narra la terrorífica pesadilla vivida por cuatro niños que, a causa de unas pasiones prohibidas, crecen en un macabro encierro, aislados del mundo por una madre cruel.


He aquí mi primera advertencia sobre este libro: contiene incesto explícito entre hermanos. Dicho esto, pasemos a recrearnos en ello. El incesto no es el único tema peliagudo que se retrata en este libro, pero puede que sí sea el más impactante. En realidad, diría que los pilares que sostienen la trama son tres: las relaciones incestuosas, la avaricia y la crueldad. A partir de estas tres semillas, se teje una historia que se recreará en lo morboso, pero también en el amor y la esperanza de nuestros cuatro protagonistas: Chris, Cathy, Carrie y Cory.

Estos cuatro hermanos, los Dollanganger, cariñosamente apodados los muñecos de Dresde por su apariencia angelical, perderán a su padre a una edad muy temprana y quedarán bajo la protección de su madre que, incapaz de cuidar de ellos sola, se verá obligada a mirar al pasado. De esa forma recurrirá a sus padres, unos señores acaudalados, residentes de Virginia, que hace años repudiaron a su hija por un crimen inconfesable. El plan es sencillo: la abuela, la estricta señora Foxworth, una mujer retrógrada y fanática religiosa, esconderá a los niños en el ático; mientras, la madre de los niños intentará ganarse el perdón de su padre para así poder heredar todo su dinero y cuidar de sus hijos. 

Todo son buenas intenciones por parte de Corrine Dollanganger, pero es bien sabido que el dinero cambia a las personas y Cathy, voz narrativa de este tomo, poco a poco se irá dando cuenta de que algo va mal con el plan y, peor aún, con su propia madre. 

Los niños pasarán encerrados en el ático, sin poder salir, unos tres años; tres años en los que crecerán sin más compañía que ellos mismos, su cruel abuela y las visitas esporádicas de una madre débil y egoísta. En ese ático deberán pelear contra todo sentimiento pernicioso, contra el deseo y el amor pecaminoso, contra el odio y la rabia, el miedo, la ira y la sed de venganza… Pero no será fácil, y muchas veces no conseguirán dominar sus instintos, ni medir sus palabras o acciones, y deberán acarrear con las consecuencias de sus actos y de los de su madre por el resto de sus vidas. Su encierro les impide crecer como debe ser, los hace madurar demasiado temprano en algunos aspectos, pero no en otros, y es ese aislamiento el que los caracteriza y los define, el que los convierte en las personas que son al final del libro.

V. C. Andrews tuvo un éxito acaparador con esta saga, y puedo entender por qué. Aunque su estilo no es del todo de mi agrado, pues presenta una prosa cursi y afectada, algo difícil de tragar, y cuyo intento de lirismo se queda en eso, un intento; es la trama lo que cautiva y, sobre todo, los personajes. La autora busca siempre la empatía del lector a través de los ojos de Cathy, y es a través de ella que el lector aprende a amar a Chris y a los pequeños gemelos, Carrie y Cory. Junto a Cathy odiamos a la abuela y amamos a la madre, pero a medida que pasan las páginas nuestros sentimientos se vuelven más agridulces, nuestras dudas y miedos se acrecientan al ritmo de los pensamientos de Cathy, creemos conocer la verdad que ella intenta ignorar, a la que Chris se muestra tan ciego. Sufrimos con ella, amamos con ella, perdonamos y guardamos rencor al igual que ella y, lo que es peor, justificamos los actos crueles de aquellos que ella ama porque ella nos obliga a ello, pone palabras y sentimientos en nuestra boca que, de estar el libro narrado en tercera persona, jamás sentiríamos. 

El problema de este libro en España es que es difícil de hacerse con él; yo encontré el primero paseando por el Mercat de Sant Antoni (Barcelona) a tres euros. Había oído hablar de él, sabía que había sido un fenómeno en Estados Unidos y que las niñas de secundaria lo leían a escondidas bajo sus pupitres en mitad de sus lecciones; para ese entonces, necesitaba un libro nuevo, pues al día siguiente me iba a Roma de viaje de fin de curso, y no lo dudé ni un instante, me hice con él. También estaba por ahí el tercer tomo, que más tarde encontré en la biblioteca, pero el segundo no estaba por ningún sitio. Sin embargo ya lo tengo en mis manos, me lo regalaron hará un mes y creo que lo encargaron en la Casa del Libro, pero no estoy segura, pues hubo muchas dificultades para encontrarlo. De momento me está costando bastante más que el primero, y no sé si lo volveré a aparcar como hice cuando me empecé a leer Mansfield Park, sobre todo porque ahora debo concentrarme en los estudios porque se acerca la Selectividad. De mientras, pero, sí que recomiendo el primer tomo, que además tiene un final bastante cerrado y podría funcionar como libro único.
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

1 comentario:

  1. Hola!comentarte que en Memorias de una lectora estamos de sorteo!pásate por nuestro blog y no dudes, participa!XDDD, muchoos bss
    http://mdeunalectora.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar