Título: Rastro Autor: Maggie Stiefvater Editorial: SM Precio: 15,94€ Puntuación: 4/5 (Muy bueno) La curación de Sam. La falta de ...

Rastro | Reseña

By | 23:42 Leave a Comment
Título: Rastro
Autor: Maggie Stiefvater
Editorial: SM
Precio: 15,94€
Puntuación: 4/5 (Muy bueno)


La curación de Sam. La falta de transformaciones de Grace. Los nuevos lobos añadidos por Beck a la manada. El odio del padre de Isabel hacia los lobos... Todos los acontecimientos narrados en Temblor dejan una huella en la vida de sus protagonistas. Ahora, la segunda parte de la saga sigue el rastro de Grace, Sam e Isabel, y el de personajes nuevos tan inesperados e inquietantes como Cole. Rastro añade a la intensidad amorosa de Temblor una trama trepidante e inesperada.


Metámonos de lleno en mi opinión personal, que hace mucho que no os hablo de ella. Sí, poco recuerdo de los detalles de este libro, porque me lo leí en julio y no se me pasó por la cabeza que tardaría tanto en hacer su reseña, pero recuerdo muy bien las sensaciones que evocó. Sé que hay mucha gente a la que este libro ha dejado indiferente por el simple hecho de que el primero es mejor. Señoras y señores, es la hora de una confesión: muy pocas veces alguien encontrará una segunda parte que sea mejor que la primera. ¿Por qué? Porque en las trilogías o las sagas, los libros que van en medio suelen ser de relleno. ¿Chocante? No debería serlo, es una verdad universalmente conocida.

Ahora que ya nos hemos quitado eso de encima, hablemos de la novela en sí. ¿Es mala? Desde luego que no. O eso es lo que yo creo. ¿Es previsible? Sí. Pero ser previsible no es malo, en absoluto. Creo que en un libro como Rastro, que se centra en la desesperación de perder al ser amado y no poder hacer nada para evitarlo, la previsibilidad se puede perdonar fácilmente, ya que eso nos deja tiempo para adentrarnos en la maravillosa prosa que consigue Maggie con unas cuantas palabras especiales, o los diálogos, cargados de significado y melodía. ¿Y cómo olvidar a los personajes? Grace y Sam vuelven a hacer su estelar aparición, pero comparten protagonismo con Isabel (mi querida Isabel, mi favorita) y la nueva adquisición de la manada, Cole. Sin embargo, pueden apreciarse sutiles diferencias en los personajes. ¿Paso a relatarlas? ¿Sí? Vale.

Para empezar, Grace. La siempre pragmática, independiente y fuerte Grace, en esta entrega se irá debilitando a causa de una enfermedad que nadie parece saber qué es. Si al principio del libro sólo la vemos con unos ligeros dolores de cabeza que se pasan rápidamente con una aspirina, para el final estará a las puertas de la muerte y sólo una cosa podrá salvarla. A su vez, Sam ya no es ese chico melancólico qe sufría por la inminente pérdida de su humanidad. No, nada de eso: ahora está feliz, disfrutando de su amor y del tiempo interminable que tiene por delante para disfrutarlo con Grace. Sin embargo, cuando la enfermedad de su amada golpea con fuerza, se da cuenta de que no es tan fácil huir del pasado. Ya no debe preocuparse por su humanidad, ¿pero y la de Grace?

Y ahora a la nueva parejita. Isabel, ¿qué decir de Isabel? Isabel sigue siendo superficial y sarcástica, sigue teniendo una respuesta cortante a cualquier comentario, pero también sigue sufriendo por la pérdida de su hermano y se preocupa por los lobos que rondan por los bosques de Mercy Falls. El hecho de que Isabel sea la de siempre pero que a su vez cobre protagonismo con un punto de vista propio ha sido, para mí, lo mejor de esta segunda entrega. Mientras, Cole esconde un pasado oscuro que se nos irá rebelando a medida que avancen sus puntos de vista. A Cole se le pinta como lo que es: un capullo. Un capullo con un pasado, sí, pero sigue siendo un capullo de la misma forma que una rosa siempre será una rosa, aunque le cortes las espinas o le arranques los pétalos. Cole aporta la misma chispa a la historia que Isabel, son dos personajes que evitan que toda la historia se convierta en un drama pasteloso y, a su vez, ayuda a que la historia de amor entre Grace y Sam sea aun más hermosa. Pero no tienen sólo esa función. No. Ni hablar. Son dos personajes con personalidades propias, marcadas, y tienen su lugar de importancia en toda la novela, por lo que no quedan relegados al fondo en ningún momento.

A mí, sinceramente, me ha gustado mucho y estoy deseando hacerme con la tercera parte (cuando en el colegio paren de pedirme que gaste dinero en sus libros).
Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios: