Estoy apuntada a cinco desafíos literarios, dos que tienen vigencia este 2015 y terminan el 31 de diciembre, y los otros tres que son ...

Recta final de los Desafíos Literarios de 2015

By | 13:00 Leave a Comment
Estoy apuntada a cinco desafíos literarios, dos que tienen vigencia este 2015 y terminan el 31 de diciembre, y los otros tres que son indefinidos. Teniendo en cuenta que es la primera vez que me apunto a un reto que no sea el anual de Goodreads, temía haber mordido más de lo que puedo tragar, y viendo que nos adentramos en el último trimestre del año, tal vez debería detenerme a hacer una pequeña evaluación de la situación para determinar un plan de ataque.

Los dos retos que tienen más urgencia son el que yo misma me propuse, formado por diez libros, y el Reading Challenge de 2015. Del primero, me he leído cuatro de los diez libros que pretendía, y aunque no llego ni a la mitad de momento, ya me doy por satisfecha, pues sé que de los que faltan, como mucho llegaré a leerme dos, y si tengo suerte (y tiempo). El Reading Challenge de 2015, por otra parte, ya me preocupa un poco más. Consiste en leer unos libros que concuerdan con ciertas categorías ya establecidas, categorías muy interesantes, y que en total suman cincuenta categorías. Llevo bastante bien este reto, pues sólo me faltan veintidós categorías (lo que significa que he completado veintiocho categorías, poco más de la mitad, y no voy tan bien como pensaba hasta hace dos segundos, Jesús que alguien me ayude). El problema es que hay alguna que otra categoría que no sé si lograré cumplir (como la de un libro con un número en su título o unas memorias, o un libro basado enteramente en su portada porque aún no sé qué significa esta categoría like wth?). 

Los otros tres retos son esos a los que me apunté con tal de cumplirlos a lo largo de mi vida. Sí, sé que eso es muuucho tiempo como para acordarme de ello, pero espero no tardar más de veinte años en cumplirlos, o al menos llegar a la mitad de los tres retos. Si llego a la mitad, tal vez me dé por satisfecha.

De los 100 mejores libros de la literatura juvenil, llevo trece. Sí, podría avanzar más deprisa porque, al fin y al cabo, la literatura juvenil suele ser rápida de leer, pero oye, que una no es de oro y el tiempo escasea, muy a mi pesar. Ya me gustaría a mí presentar una queja formal a los de la universidad para decirles que me quitan la vida. Repasando así la lista un poco por encima hay alguno que me apetecía leer hace poquísimo pero que, al estar a punto de empezar la universidad de nuevo y, sabiendo que 1) tendría cada vez menos tiempo y 2) menos dinero (¿hola, profes? ¿qué os parece si creáis un Dropbox en vez de arruinarme a base de dosieres?), pues me contuve de hacerme con alguno de ellos (véase los de Patrick Ness, La Princesa Prometida o Matar a un ruiseñor). 

Del Reto Infinito, sólo me he leído/releído Orgullo y Prejuicio para la universidad (el
curso pasado), y por el momento (lo que queda de 2015) no tengo intención de coger ninguno más de la lista. Por algo los considerarán interminables, y ahora mismo no tengo yo el cuerpo para misiones imposibles. 

Y finalmente el reto de los 340 libros de Rory Gilmore y, para qué engañarnos, mi reto favorito. Sí, sólo llevo veintitrés de 340, pero algo es algo, oye, y teóricamente antes de que se termine el año tendré que haberme leído Anna Karenina y a ver si también puedo terminarme algún otro que haya dejado a medias como La Iliada o El Corazón de las Tinieblas

Se me presentan tres meses de arduas lecturas, pero lo bueno de la comunidad blogger es que existe como apoyo moral para locas y locos como yo. Si es que Dios nos cría, y nosotros nos juntamos. 

¡Un beso a todos!

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

0 comentarios: